Tras el espejo

La página de mis ideas

Las cosas de palacio…

En estas épocas de crisis en las que aumenta el desempleo, lo de ir peregrinando por oficinas gubernamentales para llevar a cabo cualquier tipo de trámite se convierte en una especie de deporte.

Todos estamos familiarizados con el tema de los funcionarios en mayor o menor medida, y como es sabido la opinión pública general no es muy positiva con respecto a ellos.

Claro que también es lógico, generalmente cuando te encuentras en una oficina de este tipo, después de coger el numerito y esperar la eternidad habitual, te plantas delante de esa persona que amablemente debería ayudarte, informarte o ambas, pero a veces no es ese el caso y te encuentras con que el individuo en cuestión tiene cara de vinagre, que indica poca o ninguna amabilidad acompañado de una desgana poblada de desidia, que tú piensas -coño, parece que es él el que lleva 6 meses en el paro y no yo, vaya cara…- , pero tú ya estás en la mesa y ahora te toca a ti. Expones brevemente el asunto a tratar y entonces empiezan los problemas, que suelen ser de diversa índole, -Falta el impreso 143M, esta no es la ventanilla que necesita, vuelva a la cola y póngase en la fila de la izquierda, necesito una fotocopia del título del dentista que le sacó las muelas del juicio….-

Por suerte el ser humano aprende, al menos la mayoría y después de unas cuantas aventuras en diversos ministerios uno se prepara para todo, o casi…

Anuncios

31 marzo, 2011 - Posted by | Desvaríos varios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: